viernes, 19 de julio de 2013

Cinco nubecitas negras con paticas...



Cinco nubecitas negras con paticas….

“ Si recogéis un perro que anda muerto de hambre y lo salváis de una larga agonía, nunca os morderá. Esa es la diferencia más notable entre un perro y un hombre.

"Es vergozoso para nuestra especie que siendo el perro el mejor amigo del hombre, sea el hombre el peor amigo del perro (Eduard Lamazón). Aun se percibe la dignidad de este noble can que languidece sin alimento y expuesto al sol y al agua cerca del Parque Arango." Si los perros no van al cielo. cuando muera, quiero ir donde ellos van dijo Will Rogers. Qué estamos haciendo para ofrecerle dignidad y un trato digno a estos nobles seres que ae extinguen en medio de una larga agonía, sin mostrar agresividad y resignados a su suerte? Estos interrogantes fueron respondidos cruelmente, pues al día diguiente de subir el artículo al blog, este noble perro, fue sacrificado.


La frase de Mark Twain refleja claramente el carácter del noble animal. Sin embargo, nadie ha sufrido más la ingratitud de los humanos que el mísero can y de este baldón no se libra ninguna cultura: durante la segunda guerra mundial, cuando los alemanes invadieron las estepas soviéticas, los comandantes de los ejércitos rusos idearon una siniestro plan para diezmar las filas del invasor: ordenaron recoger todas los perros de sus aldeas; ni el llanto de los niños ni la débil resistencia de las familiassirvió para evitar que sus mascotas fueran arrancadas de su seno y confinados en un verdadero campo de concentración. Allí, bajo lóbregas circunstancias, fueron privados del alimento durante ocho o más días y cuando  estaban a punto morir de inanición, los rusos dejaban la salvadora comida debajo de sus tanques de guerra y permitían que los famélicos canes la encontraran. El proceso se repetía durante meses y cuando  los nobles animales ya habían asociado tanques y alimento, aplicando la teoría de los reflejos condicionados de Pavlov, los maquiavélicos rusos los dejaban por largo tiempo en completa vigilia y procedían a amarrar en sus cuerpos  letales bombas; luego los liberaban.“Los mejores  amigos del hombre” salían desesperados en pos de la salvadora pitanza en dirección, gracias al adoctrinamiento, de los tanques alemanes y mientras buscaban con desespero el alimento bajo la blindada y artillada máquina de muerte, accionaban el mecanismo para hacer explotar las bombas y los perros perecían con los invasores. El fin justifica los medios, dirán algunos y en la guerra y el amor todo se vale, pero si el hombre es el único animal que tortura a sus semejantes, nada positivo podemos esperar de su relación con las otras especies de la naturaleza.

"El perro es un caballero. Espero llegar a su paraíso y no al del hombre" Mark Twain. Todos los nobles canes abandonados tienen su estrategia para sobrevivir, por ejemplo este pizpireto ejemplar recorre incesantaemente las panadeias de la ciudad y huzmea costantemente el suelo en busca de una partícula de alimento, como cualquier paloma o pájaro

Los filipinos, para convertir el perro en un bouquet, los  cuelgan de las extremidades y los golpean cruelmente antes de desollarlos con sevicia; según ellos, la tortura y el miedo, “dulcifica” su carne y la convierte en un apetecido manjar para los “exquisitos” paladares asiáticos.

"Crees que los perros no irán al cielo? Te digo. que ellos estarán allí mucho antes que cualquiera de mosotros" Stevenson.  El hormo abandonado se convirtió en un útero de barro donde la camada encontró abrigo.

Estas disquisiciones afloraron a mi mente, el domingo, cuando en la vereda de Guacas vi una imagen que me llamó la atención y al indagar un poco más sobre la misma, conocí una linda historia que nos deja muchas lecciones y nos da una luz de esperanza: Por el sector deambulaba una perra abandonada, preñada y a punto de dar a luz; aunque algunos de los moradores intentaron adaptar un sitio para el alumbramiento, no llegaron a ningún acuerdo y el entusiasmo inicial para ofrecer un lecho a la camada languideció, quedando la parturienta canina abandonada a su suerte, A la mañana siguiente, los habitantes vieron con asombro una imagen sublime:  desde el interior de un horno que nunca cumplió su función salían con paso vacilante, empleando el lenguaje de un niño, “ cinco nubecitas negras con paticas y un copo de nieve”, la madre, demostrando que la naturaleza “no respeta pinta”, había elegido el referido útero de barro para traer a su prole al mundo y el milagro de la vida se repetía e iluminaba el inútil claustro.

"La grandeza se una nación y su progreso moral. puede ser juzgado por la forma en que sus animales son tratados" James Thorber. Las cinco nubecitas negras con paticas y el copit de nieve esperan su adopción . así que los invito a Guacas, pasee por la vereda y si puede brindarfle amor y una familia a uno de estos cachorros estará contribuyendo al progreso moral de la ciudad di le creemos a Thurber- 

El cuadro agitó el corazón de los testigos y en especial a los agentes de policía de la subestación, quienes se convirtieron en padrinos de la camada y asumieron su manutención. Hoy, los sensibles agentes buscan adoptantes, para los seis tristes parias; si usted amigo oyente, ama las manifestaciones de la naturaleza yadmira la vida que se abre paso en medio de la adversidad y puede ofrecerle una familia a uno de estas “nubecitas negras con paticas” vaya a la vereda y acoja uno de ellos. Tendrá la garantía que nunca lo morderá, como dijo Mark Twain.
"Llegará un día en que los hombres como yo, verán el asesinato de un animal como ven hoy el del hombre" Leonardo Da Vinci. El agente Ruiz, quien con sus compañeros del puesto de policía de Guacas apadrinaron a la camada, observa con dos visitantes , la tierna escena. 


En nuestra ciudad no los desollamos para comerlos, ni les ponemos bombas; pero dejamos que se consuman de hambre, amortajándolos con el peor de los sudarios. La ingratitud. Es hora que las autoridades y la comunidad asuman una actitud de condescendencia hacia el perro, que es la materialización de la naturaleza en su forma más noble.

Esculturas en barranquismo en la vereda de Guacas representando el Camino Real del Privilegio, por donde pasaron los arrieros llevando a lomo de mula La Civilización Cafetara.
 
"Si creyera en la inmortalidad, creería que ciertos perros que conozco irán al cielo. Y muy, muy pocas personas . James Thurber. Esta mirada triste frecuenta la calle real : su drama y sufrimiento son invisibles a los ojos de los despreocupados transeuntes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada