viernes, 23 de diciembre de 2016

Concurso nacional de Villancicos.




Nada tan arraigado a nuestra cultura como los Villancicos. Su  palabra evoca La plácida etapa de la vida, cuando las ilusiones iluminaban el entorno familiar y aquellos amados seres que constituían los afectos eternos aún no habían partido; la vida todavía no nos había mostrado su lado oscuro con su sucesión de desgarraduras como zarpazo de dinosaurio y los no menos dolorosos remiendos, con aguja capotera. Los habitantes de las Villas en Europa  expresaban antaño el fervor popular religioso por medio de rondas acompañados de sencillos instrumentos musicales; estos cánticos se trasladaron a América y en la Colonia sobrevivieron a la prohibición de la misma Iglesia que consideraba esa amable guachafita infantil, animada por chirimías, pitos de caña, panderetas y matracas un irrespeto a la solemnidad inherente a  los ritos sagrados. Ni siquiera el poder omnímodo de los reyes pavoneándose orgullosos con sus “coronas de hielo bajo el sol” pudieron expulsar las alegres , sencillas y líricas melodías del alma popular : Cuando Enrique VIII de Inglaterra  rompió con la Iglesia Católica, prohibió los villancicos ingleses llamados carols; pero aunque desaparecieron en las cortes, en los pueblos y villas se siguieron interpretando desafiando la ley terrenal, convirtiéndose en baladas populares cantadas en voz baja por su carácter subversivo y  sus letras escritas a mano en improvisadas hojas circulaban de casa en casa. Su hermoso mensaje se prolongó en el tiempo, rompió fronteras e impulsó paradigmas: en 1960 aproximadamente, Sor Alicia Domínguez, grabó con el coro del colegio Laboure, a pesar de las limitaciones de entonces,  ocho villancicos en discos de 78 r.p.m.



La Plaza de Bolívar se engalanó para las festividades navideñas y el concurso de Villancicos.




Los ornamentos sagrados lucieron su solemne esplendor en nuestra Basílica Menor.





Para el concurso de Villancico , la plaza de Bolívar lució majestuosa con luminosos motivos navideños.





En Santa Rosa cada gallina, pone su huevito y si no, manda sus trescientos pesitos.



Escenas plenas de luz, color y significado.







Gaspar, Melchor y Baltazar .



Añadir leyenda

Los reyes y el rey de la fatiga, el camello.






Nuestra Basílica Menor y la escena del pesebre.



Santa Rosa de Cabal tiene el privilegio de conectarse emocionalmente cada año con esas sencillas pero emotivas tonadas que perpetúan la tradición materializando la expresión: “el que canta ora dos veces” con el Concurso Nacional de Villancicos. Este año, particularmente, tuvo especial esplendor por la calidad de los participantes, la respetuosa asistencia del público, la organización y la gran transmisión del canal regional de Telecafé reivindicó la majestuosidad de nuestra hermosa ba y los sitios de interés turístico de la ciudad.

Si bien es cierto, nada es perfecto y si la escena presentada en el evento de la pareja bailando un tango lucía a primera vista irreverente y fuera de contexto,  queda perfectamente dulcificada al auscultar la historia en las primeras épocas del siglo XX: el tango se asociaba con pecado, concupiscencia y grave ultraje al pudor: “ …ha permanecido en las tabernas y casas de mala fama, no ha subido a los salones ni ha penetrado a las casas decentes y mientras la música consiguió penetrar en la burguesía , los pasos de danza se detuvieron en los bodegones y bares de baja calaña, los bailarines del tango eran mujeres equívocas y los compadritos, producto indígena que corresponde a nuestro tunante o granuja”. El Papa Pío XI, queriendo juzgar personalmente, la veracidad de las críticas  de los prelados sobre las connotaciones sexuales y disipar las nubes de inmoralidad del satanizado ritmo invitó y recibió en privado a una famosa pareja de Baile donde constató sin reproche alguno las características de “ esa danza más completa y osada, más nerviosa y sensible, más profunda y atormentada, más refinada y dinámica; hecha de impulsos y detenciones, de actitudes improvisadas y de pausas significativas, más artística y literaria , de una música plasmada sobre una tonalidad triste, armoniosamente angustiosa y saturada de pasión y enervante poesía”(L Italia )


Al final, el tango quedó exorcizado cuando en breve mensaje el episcopado argentino, después de consultar altos oráculos, expresó al responder en una carta las inquietudes del pueblo:”…no tenemos conocimiento sobre prohibición alguna sobre el tango ya que el aspecto moral, tanto de éste como los de su género se hayan comprendidos entre los principios generales de la moral”.


Los artífices del hermoso regalo a la ciudad.



El entorno de la plaza también se vistió de luz.



El Rey de Reyes que nació en un establo.mientras los monarcas temporales se pasean con su corona de hielo bajo el sol








Por lo visto y el interés demostrado por las autoridades en el éxito del certamen, el próximo año Colombia tiene una nueva cita con la fe y la tradición decembrina en Santa Rosa de Cabal y si todo sale bien, la ciudad tendrá a disposición de la cultura su anhelado teatro.     

          

No hay comentarios:

Publicar un comentario